Atiéndeme.

dime Rami.

Ahora voy a meter mi polla en tu culo, va a resultarte doloroso ya que nunca has practicado el sexo anal…tu dolor…mi placer. Si te follara por el coño esto perdería toda su gracia. ¿Lo entiendes?

No.

Tu placer es bello. Pero tu dolor es sublime. ¿Has leído a Kant? ¿La crítica del juicio?

No…

Debes leer más. Si no nunca dejarás de ser una niña mimada. La hijita de papá.

Boludo

Bájate las bragas.

No te atreverás.

Sí. Me atreveré. Soy la manada de lobos tras la presa, el oso blanco asesinando al león marino…la nieve está empapada de sangre oscura y caliente, de “zumo de vida”…este drama no lo inventé yo…está escrito desde los albores de la humanidad. Es imparable. Tengo hambre de ti. Llegaré a tu corazón a través de tu recto. Procuraré que te cagues con el efecto de embudo de mi polla, aprendí esa técnica en Praga, parece una ciudad de princesas de cuento ¿sabes? Creo que conseguiré que te cagues. Princesita.

Sos un cerdo.

Sí. Pero no me hables con ese acento argentino que me cortas el rollo, joder. Parece que vaya a follarme a Mafalda.

Me humillás Ramiro…

Túmbate boca abajo.

NO.

¿Quieres que te fuerce? Porque lo haré.

Atrevéte.

Te tiembla la cara…vas a llorar.

NO.

Pequeña llorona…

¡Que no, te digo!

Mira, paso de ti. No vale la pena.

Se pone a llorar. Me siento. Hojeo una de sus revistas de moda y diseño: basura. Me saco la polla del pantálón. Dura. Soy consciente de que mi polla asusta e impresiona. Sobre todo si eres una cría de 19 años y lo que está en juego es tu culo.

Mírame: Soy un hombre. sólo te han toqueteado maricas ¿Verdad? seguro que tu himen ha cedido un poquito sí, pero no se ha roto del todo. Hace falta la polla de un hombre para eso. Soy el Ángel Luzbel: este es mi rabo. ¿Te gusta?

Dejáme.

Responde y deja de llorar.

Me mira de reojo, tirada en la cama. Estoy tan excitado que cada látido de mi corazón me duele ahí abajo. Creo que mi pija estallará si ella sigue lloriqueando y moqueando.

Perdona, no hice bien mi pegunta…¿Te gustan LAS POLLAS? En general…Quiero que lo digas: “me gustan las pollas”.

¡¿Qué!? Por favor, respétame Ramiro…

Si quieres me voy.

NO.

Sí. Me aburres.

No te enojes.

¿Enojes? eso aquí no se usa. Habla en castellano.

Llora más. Hace pucheritos. Siento angustia y ansiedad en mi pecho…no soporto más su dolor. La amo hasta el delirio. Me levanto y la abrazo. Pesa mucho menos que la barra de acero con la que entrené mis biceps esta mañana.

Ven aquí preciosa. Amor mío. Ven. No llores más. Sabes que te amo.

Dime ¿Lo sabes?

No.

Pues te amo…dejemos este juego sádico…

La aprieto entre mis brazos. Su carita húmeda y salada está fría como el mármol. La beso. Paso mi lengua por sus lágrimas, por sus mejillas, por sus labios entreabiertos, por su frente, por sus párpados (¿existe algo más fino, exquisito y sutil que el tejido del que están hechos sus párpados?).  La agarro con fuerza del pelo y empujo hacia atrás su cabeza. Emite un gemidito como el de un gato recién nacido cuando lo separás de mamá…noto el esperma formándose en mis cojones.Volcán de nívea lava. Mi polla se tensa cuando huelo su cuello y paso mi lengua por su nuez.

¿Quieres que te haga sufrir?

Sí.

Niña llorona…

La tumbo boca abajo y le levanto la falda. Le bajo las braguitas hasta las rodillas. Ella intenta darse la vuelta pero no se lo permito. Noventa kilos pueden más que 40 kilos. Es la matemática de la carne. Lo único que aprendí como cobrador, matón y portero…me ha servido mucho más que todo lo que aprendí en el cole y en la universidad.

Quieta joder. Quiero analizar tu raja y tu culo.

Abro su coño Si Dios existe está aquí, entre los labios de esta húmeda herida….vive aquí…ES ESTO…

Su coño: “negra estirpe, rojo prestigio, mortal victoria de la carne”… Le agarro de la nuca. Paso mis labios por cada una de las vértebras de su columna. La arquitectura de tu cuerpo: huesos, sangre, piel, arterias, uñas…sí, pero tu coño ya forma parte de lo irracional y lo mágico. Le muerdo el culo y dejo una marca granate en su nalga derecha. Que el hombre pise la luna…yo morderé tu blanco culo.

Mancillar la belleza, mancillar la belleza…

Ya tengo mi capullo encajado en su culo. Acerco mi boca a su oído y le susurro: “Como los demás por la ternura, en tu vida y en tu juventud…yo reinaré por el horror”…

Me mira girando su cabecita…Mis ojos se clavan en los suyos. Mi polla entra y sale de su culo. No sé por qué pero viene a mi cabeza la palabra “cabello de ángel”, esa materia tan tan dulce que rellena los torteles. Mis ojos y los suyos. No hay nada más. No existe nada más.

Tu mierda es cabello de ángel.

Amor y dolor. Placer y muerte.

te quiero, te quiero, te quiero.

Y yo Rami…

Si te gusta mi forma de escribir puedes descargar mi libro El Arte de la Autodestrucción en http://librosramirolapiedra.blogspot.com.es/ de forma totalmente gratuita.