Qué le ha pasado a Asia Carrera?

En 90's, Chicas


Durante los 90, Asia Carrera fue una de las más populares estrellas del porno. Fue la primera gran estrella asiática después de la clásica Mai Lin. Y se lo merecía. Atrás quedaban chicas como Krystara Barrigton, más bien poco agraciadas. Asia era alta, esbelta y muy atractiva, aún siendo asiática: consecuencia de su mezcla de razas, ya que su padre era americano.

Por eso me quedé bastanet alucinado cuando vi una foto reciente de esta chica, con sus dos hijos. ¿De verdad era la misma? ¡PERO SI HASTA LLEVA RIÑONERA, AAAAARGH! ¡Y esa frente!

Tras ver los caretos que últimamente me saca Jesse Jane (ver la reseña de Las Cheerleaders), y esto, me pregunto como serán otras “diosas” del porno sin su maquillaje. Vamos, que tampoco tiene nada de malo, pero joder, es que parece otra persona, totalmente corriente. Nunca hubiera alquilado esas cintas si en la portada hubiera aparecido con semejante careto. Por si a alguno le cabía alguna duda de que el porno, sobre todo el yanki de pibones mazizorros, es auténtico sexo-ficción

Fijaos, ahí también sonríe y se parecen como un huevo a una castaña… En fin, como sé que Asia habla español, y por si algún día lee esto, le diré que no se enfade, y que le mando un afectuoso abrazo. Por cierto ¿a qué estará jugando ahora? Está bien documentado que en su día le daba mucho a la Super Nintendo y a la Play, y hasta hace poco, al Unreal Tournament.

¿Soy un poco duro? Quizá, pero joder, es que en su día me gustaba muchísimo, y verla así, no sé… Â¡ha sido todo un shock, cuando apenas hace 4 años que se retiró! En fin, aunque ya no alimente fantasías pajeras, le deseamos lo mejor, que bastante mal lo ha pasado con su vicio a los casinos online y la muerte de su marido. Usted disfrute de sus hijos y de la vida, que yo voy a buscar Cumback pussy 5, que ahí hacías un anal y salías tocando el piano en pelotas.

Viruete // 12 dEurope/Berlin Mayo dEurope/Berlin 2008 // 47 Comentarios

Draghixa, una diosa europea

En 90's, Chicas

Draghixa, ay, Draghixa. El cuerpo de esta francesita me trae recuerdos de una adolescencia despreocupada y onanista, de madrugadas despierto viéndo como se entregaba y de noches soñando con ella. Durante su estancia en el triple X fue mi actriz favorita y un modelo de mujer al que nunca podría aspirar. Creo que aquellos cabellos rizados condicionaron mis gustos eternamente. Si hasta mi novia del instituto se parecía un poquito.

Draghixa nació en Croacia allá por 1973, con el nombre de Monika Dombroswki. A los dos años se mudó a Francia, donde se crío. Iba para peluquera, pero también le llamaba la atención el mundo del modelaje. Entró en el porno, como tantas otras chicas, porque la cameló su novio, Eric Weiss un actor de películas X. Solo les gustan los cabrones, que se dice. Su primera película fue Offertes à tout 3, tras lo que vinieron varios títulos, entre ellos alguno de esas multitudinarias cintas de Private, productora para la cual trabajó con cierta frecuencia.

Nuestra chica destacó entre tanta tía por algo tan sencillo y a la vez tan raro. Draghixa era bella. No es que estuviera buena, que lo estaba, no es que fuera guapa, que lo era. Es que era bella. Tenía unos pechos preciosos y naturales, una melena castaña y rizada, unos ojos bonitos, un culo que volvería loco a cualquiera… Pura armonía. Pero había algo más. La cámara la quería, y ella sabía devolverle la mirada. Tenía a la vez elegancia e inocencia. El todo superaba al conjunto y el resultado, en pantalla, era hipnótico. Durante muchos años fue casi mi mujer ideal, la que buscaba encontrar yo en mis parejas… Sin ir más lejos mi novieta del instituto tenía algunos rasgos en común con ella. Menos mal que superé esa obsesión que, seguramente, solo me hubiera traído infelicidad.

Tras su debut, se fue a Alemania para participar en una serie de títulos para productoras como Magma o Videorama, como aquel Especial Adolescentes de la saga Teeny Excess, que emitió el plus. También aparecía en Mit Faust Und Schwanz, donde había un fisting y lluvia dorada… aunque ella no era la receptora, lamentablemente. Las películas no están mal y ella parece pasárselo bien, pero se le quedaban pequeñas. Las características de esta chica pedían algo más elaborado y elegante que las cintas de la productora alemana.

Su lanzamiento en Europa llegó de la mano de Private con Lady in Spain, donde se corrían en su cara y daban por culo a conciencia, de aquella manera que por entonces solo enseñaban en las producciones de Private. El papel de turista veraneante por las costas de Ibiza le iba que ni pintado. De hecho se comenta que la chica se lo pasó muy requetebién en las numerosas discotecas de la zona, siendo muy aficionado al rollo bakala que tanto se estilaba allá por 1993. Quién sabe, igual incluso conoció a Torbe.

Su relación con esta casa continúo, realizando un reportaje para la revista madre, que aparecieron en el número 121 de la Private. Si sois fans es un fetiche imprescindible. Yo los tenía pero creo que mi madre me los tiró, en todo caso os los podéis descargar de aquí. Su rostro también agració las páginas de Cheri o Hustler. No cabía duda, la chica estaba de moda.

Fue Marc Docel quién se dio cuenta de la clase y elegancia de Draghixa, y la fichó para hacer un título tan legendario como El perfume de Matilda, que protagonizó en 1994 y donde podía lucir como si fuera una aristócrata y rodar en filmes donde se cuidaba más la iluminación, la fotografía y la decoración. Y allí es donde se movía como pez en el agua y donde su presencia resaltaba. Salía guapísima y con el pelo liso, que también le quedaba muy bien. Con El perfume llegó su fama internacional, consiguiendo un premio Hot D’Or a la mejor actriz. Era una de las reinas de Europa, y llegó a posar para el Penthouse y el Playboy francés en un cotizadísimo número.

Por supuesto, América no podía hacer oídos sordos ala tremenda popularidad que estaba consiguiendo en nuestro país, y la llamaron para hacer algunos títulos. La mítica Debi Diamond le dijo en medio de una cena en un restaurante que le gustaría “comerla el coño aquí mismo”. Menudo postre. Apareció en la premiada Dog Walker y también en Elementos de Deseo, dos títulos de alto copete que triunfaron entre los pornófilos de la época. En Elementos de Deseo compartía una escena lésbica con, atención… ¡una primeriza Jenna Jameson!

A pesar de esto, seguía haciendo título más crudos, como fue Bicycle Banged Babies, en la que nuestra chica iba en bici, y, en medio del bosque, se la follan cuatro maromos que eyaculan copiosamente en su rostro. Los yankis no entendieron que la señorita Laurent no era carne de gonzo, y es una escena algo extraña. Pero aún así, a uno le alegra que protagonizara alguna escena así y pudiéramos verla desenvolverse también en este terreno. Durante su estancia en USA compartió fluidos con gente como Peter North, John Dough, Tom Byron, T.T. Boy…. en cintas como Gang Bang face Bath 3 o Gang Bang Wild Style.

Otros videos destacados eran aquel Secuestro Sex, donde era violada a punta de pistola por un par de atracadores (aunque parecía que le gustaba), Drácula X, donde la veíamos de nuevo emperifollada a lo finales del siglo XIX, una estética que siempre le sentó muy bien, imitando a la Wynona en el film aquel de Coppola (a mí me gusta más la versión porno) o Concetta Licatta, a cargo del siempre único Mario Salieri.

Sin embargo, en 1995 bajó su ritmo de producción. Su nulo conocimiento del inglés impedía cualquier tipo de papel con chicha en las producciones americanas, limitándose a gonzos, escenas oníricas u actuaciones donde no decía ni pio. De casi 40 films bajó a unos 12 o 13, según las fuentes, aunque seguía obteniendo algún papel jugoso como en Hamlet X. Para que digan que el porno no es cultura. a experiencia americana la dejó muy cansada, y se refugió en la TV francesa.

Aún así, debido a su ingente producción y al tener películas nuevas todos los meses, seguía siendo una de las reinas, por no decir la actriz nº1, del porno Europeo. Fue en el 96, cuando bajó su nivel de producción a mínimos y comenzó a plantearse la retirada, terminada su relación con Eric Weiss. Aún le dio tiempo a rodar varias cintas y hasta a volver a Alemania para rodar Sperma Klinik El goteo de títulos fue llegando hasta nuestras estanterías, pero está claro que la chica tenía la mente en otro lado.

La tragedia saltó en 1997. Tras solo tres años en el porno, nuestra chica lo dejaba. ¿Por qué? Sólo ella lo sabe. Quizá rompió con aquel novio que tenía, quizá se cansó… El caso es que, tras un par de apariciones en peliculillas eróticas para la TV, dijo adiós para no volver .Siempre interesada en la música, apareció en un videoclip del grupo Silmaris , que se llegó a emitir en Los 40, y grabó un single de música electrónica. Finalmente tiró por allí y se convirtió en disc-jockey, trabajo que aún realiza en una discoteca parisina, a la cual tengo que ir cuando pase por allí. Para tirarme a sus pies y suplicarme que me la chupe un poco.

Fueron 3 años donde esta chica enamoró a todos los fans del onanismo. Con apenas unos 70 títulos dejó más huella que algunas chicas con menos carisma y menos bella, y sin recurrir jamás a escándalos y tonterías varias. Es una de mis estrellas europeas favoritas de todos los tiempos, y, como no creo que vaya a volver ni que yo me la pueda zumbar, no me queda más que coleccionar sus films a base de Rapidshare ule y rogar que algún día suceda un milagro. ¿Quién sabe, amigos? Soñar es gratis y yo soñé muchas veces con esta belleza.

Viruete // 27 dEurope/Berlin Abril dEurope/Berlin 2008 // 21 Comentarios

El E.T. porno

En 90's, Películas


En Pornotopía no hemos dejado de dar buena cuenta de auténticas barbaridades y bizarradas. Pero tengo que reconocer que ha sido el título que hoy nos ocupa, que se encuadra dentro de mi especialidad favorita, las paroidas porno, y que por tanto tendría que ser fresca y divertida, uno de los que peor cuerpo me han puesto en los años que llevo como pornófago. Igual soy un espíritu sensible… pero algo hizo “crack en mi cuando me enfrenté a… ET, The Vagina.

En los 80 ya hubo una especie de parodia del tema, ET, The Extra testicle, pero la cosa se quedaba ahí, en el título. En 1994 una productora alemana decidió llevar a sus últimas consecuencias y hacer una películas donde el bicho follaba y era follado. Para ello metieron a una chica bajita en un traje que recreaba el del muñeco original y dejar aperturas estratégicas en la vagina y la boca de la chica. El resultado, el que pueden ver en estas fotos bastante mal rollo.

¡Cu cu!

El film arranca con ET su nave espacial (pincha para ver), recibiendo indicaciones de sus superiores de hacer contacto con los humanos y observar sus costumbres. El bichejo llega tan ufano a la tierra, concretamente… a la Alemania del siglo XIX.. ¿Y eso por qué? ¿A qué viene ambientarlo en el pasado, cuando haciéndolo en el presente podrían ahorrarse vestuario y decorados? Pues no lo sabemos, pero el caso es que toda la acción sucede en la torre de un castillo con los protagonistas entrando y saliendo de habitaciones disfrazados de víctimas de Jack el Destripador.

El extraterrestre tiene, además, la extraña habilidad de teleportarse en habitaciones justo cuando alguien va a empezar a follar. Así es su primer contacto con la humanidad, presenciando el coito de una joven pareja que se encontraban tranquilamente tomando el te.

El alienígena se pregunta intrigado… ¿qué hacen los humanos? ¿Podré yo también sentir ese placer? ¿Qué es la iniciativa Dharma? Y movido por estas cuestiones comienza a masturbarse mientras sigue el coito, que por cierto, no está mal del todo, con anal y facial incluido.

Al bicho le ha gustado lo que ve. Quiere más. Así que dedice quedarse por ahí investigando más sobre los humanos y sus extrañas costumbres. Asi que pasa a otra habitación donde se encontraba una chica masturbándose. La chavala se asusta, lógicamente, ante la presencia del alienígena… pero cuando este toca sus pezones todo cambia, y tras las explicaciones del bicho, se lo montan.

Al poco llegan dos caballeros, que reaccionan con alegría y curiosidad. Están entusiasmados ante la idea del alienígena follador, y le informan que si desea aprender las costumbres terrícolas, la chavala es la más indicada (vamos, que es un poco puta), y que le ayudará un caballero. Y ahí se ponen a follar en trío. Enhorabuena al actor, al que no le baja la erección a pesar de tener que follarse semejante engendro.

Por cierto, que aquí ET prueba el semen humano, lo que provoca la creación de una lucecita verde que no se sabe muy bien que hará pero que, seguro, representa todo lo bueno de la humanidad. O algo.

La nueva amiga de ET sigue enseñándole más costumbres. A continuación, el marciano cabezón perfeccionará su técnica masturbatoria en un trío lésbico / extraterrestre con muchas risas y alegrías. ¡Así da gusto! ¡Viva la hermandad entre especies!

A ET le queda una prueba de fuego: el coito completo, sin ayuda. Así que se lo monta con un caballero mientras otra pareja folla a su rollo. El tipo está entusiasmado: ¡como la chupa el monigote! ¡Tenemos que hacer que se quede en la tierra, no podemos perder alguien con semejante boca! Mientras la otra pareja a lo suyo. Hay que decir que la pelirroja que se encarga del otro maromo está bastante buena y compensa el repelús que nos provoca el ET este.

Pero por muy bien que se lo esté pasando, todo lo bueno tiene un final, y ET tendrá que partir para volver a su planeta. Los humanos lloran, apenados, ante la posibilidad de no volver a follar jamás con un ser de otro mundo. ET promete hablar bien de la tierra. “No son unos salvajes”, y enseñar a su pueblo las costumbres sexuales aquí aprendidas. Menos mal que no aterrizó en el país vasco o, con las enseñanzas que allí aprendería, su raza acabaría extinguiéndose.

La pareja de hermanos directores tan solo firmaron una película más, y de todos los actores, solo el protagonista masculino repitió la experiencia porno. El resto de los actores no volvió a trabajar jamás en el porno. Me pregunto por qué. En todo caso, saludo a sus responsables, que quisieron transmitir aquí un bello mensaje: follemos más y guerreemos menos. Dado que todo es follable, el entendimiento entre otras culturas debe producirse a base de coitos y de darse placer. Lástima que, ante la posiblidad de que nos la chupara la bicha esta, preferiríamos pegarle un tiro en la cabeza aún a riesgo de comenzar una guerra interplanetaria.

O quizá no… ¿no hablábamos hace poco de gente que se folla mesas de campings?

Viruete // 18 dEurope/Berlin Abril dEurope/Berlin 2008 // 31 Comentarios

La rueda lésbica - Escenas míticas

En 90's, Escenas

Aquí estamos de nuevo con esta sección sobre escenas que marcaron época. En esta ocasión retrocedemos a 1992, cuando se estrenó Sorority Sex Kittens II, titulada aquí Universitarias ardientes 2.

universitarias.jpg

La cinta es la segunda parte de un díptico que se dedica a contar las aventuras de una hermandad universitaria muy peculiar, que se dedica a “raptar” estudiantes varones para sus propósitos. Que ya os imagináis cuales son.

ruedalesbiana.jpg

Pero eso sí, si superan las pruebas, las chicas serán recompensadas. La cermonia de ingreso en la es nada más y nada menos que una gigantesca orgía lesbiana donde presenciamos la creación de LA RUEDA LESBICA: 25 pornstars dando y recibiendo placer . Y atención a los nombres allí involucrados: Ashlyn Gere, Victoria PArís, Nina Hartley, Flame (¡ay, Flame!), Tyffany Mynx, Lacy Rose, Nikky Dial, Kelly O’Dell…. y algunas otras, más chicas desconocidas, forman parte de esta original y colosal escena que traumatizó a muchos espectadores del Canal plus.

Ahí la tenéis, recien subidita, disculpad la calidad del ripeo pero viene de un viejo divx/VHS. Ni Pirelli, ni Firestone: la segunda rueda más importante de la historia de la humanidad, tras la primera y primitiva, es esta.

Viruete // 2 dEurope/Berlin Abril dEurope/Berlin 2008 // 10 Comentarios

Bianca Trump busca amiguitos… desde la cárcel

En 90's, Chicas


¿Os acordáis de Bianca Trump? No, no Kelly Trump. Bianca era americana, y estuvo actuando entre 1991 y 1999, haciéndose muy famosa en los EEUU, gracias a sus apariciones en los programas de Howard Stern y Jerry Springer. Hay que reconocer que, aunque esté algo olvidada hoy día, la chica nos dio algunas escenas y momentos de gloriosos. Destacó por sus grandes tetas, su técnica en el sexo oral, y la intensidad que le ponía al asunto. También canalizaba ese agresividad hacia el rollo lésbico, donde se hizo su rinconcito en el sub-género lésbico como chica dominante que llevaba la voz cantante en el polvete tortillero.

bianca_trump.jpg

Bueno, pues nuestra amiguita está buscando noviete.  ¡Atención, solteros! Pero lo hace… ¡desde la carcel!, donde lleva ya unos mesecitos. Podéis encontrar su solicitud de “amigos” en esta web, destinada a facilitar la correspondencia entre presas y gente de fuera de la carcel.
En su anuncio, Bianca comenta que aunque tiene 34, se siente con 24, que le encantan los tatuajes, las Harley Davison, los coches y todo tipo de conciertos. Y que en su vida lo primero es Dios y después la familia Nuestra amiga pide chicos con gustos parecidos y sinceridad en las cartas. Las fotos son un plus. Así que ya sabéis, pajilleros mios, que aquí tenéis una ex-diosa del porno buscando maromo. No tenéis nada que perder.

biancadog3.jpg

Lo que más de uno se estará preguntando es ¿cómo acabó Bianca así? Bien, por lo visto durante su época de porno ganó muchísimo dinero: sus rasgos latinos y enormes pechos la convirtieron en una chica muy solicitada, ideal para salir en las portadas (que siempre es un ingreso extra para las actrices). Su momento de mayor fama le llegó con las diferentes partes de Babewatch, los vigilantes de la playa X. También hizo buenas migas con el atontao de Biff Malibu, para el cual hizo un par cintas bastante populares. Superó el centenar de títulos y lo dejó, pero tras retirarse del porno ha tenido una vida bastante chunga. Como tantas otras, se dedicó un tiempo a bailar y a hacer servicios de acompañante, pero se ve que perdió el norte y la motivación por todo. Su primera “patinazo” lo dio en 1995, cuando se vio envuelta en un atraco, cuando con dos amigos intentó robar dinero a un tipo que una vez contrató sus servicios. Casi na.

sw-feature-bianca-pic2.jpg

No es más que la punta del iceberg: a esta chica le fallaba algo en la cabeza. Por lo visto se volvió una racista de tomo y lomo. En su barrio tenía muchos problemas con los vecinos, casi todos negros o de minorías étnicas. Durante años se dedicó a insultar a sus conciudadanos de razas distintas, a molestarles por temas de “traspasar su propiedad” y cosas similares. La disputa traía a la policía de cabeza. Un día, a la Trump se le fue la olla y tiró un cubo de pintura blanca al porche de sus vecinos. Resultado: acabaron hartos, cogieron entre quince y le dieron una paliza de aupa.

biancamiss.jpg

Mi incidente favorito lo protagonizó en 2001. Tras trabajar poco y gastarse dinero en abogados, se declaraba en bancarrota. Unos meses después, tuvieron que intervenir los SWAT porque se oían tiros en su casa. La tía estaba haciendo el cabra con una escopeta y los hombres de Harrelson tuvieron que reducirla. Acabó pasando una temporadita en el psiquiátrico.

babewatch1.jpg

Pero me adelanto. Volvamos a finales de los 90, donde fue víctima de una nueva desgracia: sus implantes en las tetas reventaron y la silicona comenzó a filtrarse por su organismo, causándole una irreversible enfermedad debilitadora. Que irónico: sus tetazas, en su día fuente de ingresos y de orcullo, ahora le traían por el camino de la amargura. Por aquel entonces buscó cobijo en foros online de skinheads, que compartían sus ideas racistas. Pero, atención, cuando vieron sus fotos, pensaron que estaba demasiado buena para ser cierto y que se estaban riendo de ellos, así que la banearon. Tuvo que safearse y ponerse tatuajes para ser aceptada en la comunidad skin americana. Ni los de American History X. O XXX.

biancatrumpchupa.jpg

No pasemos por alto que volvió al porno en 1998 y 2000 para hacer algunas escenas e intentar sacar adelante su página web… justo cuando estalló la burbuja de los “puntocom”. Tras esto se mudó varias veces: Chicago, Indiana… buscando grupos racistas en los que encajar y pasándose por la piedra a muchos de sus líderes. Al final, todos acababan cansados de sus tonterias y sus ganas de llamar la atención y le daban la patada. Bianca estaba sola y amargada. Y por si fuera poco, en sus viajes utilizaba tarjetas de crédito robadas y cheques sin fondo, con lo cual la policía volvió a arrestarla por cargos de estafa y falsificación.

bianca-trump.jpg

Su última jugada dentro de ese mundillo fue liarse con un anciano cura, muy célebre en los USA, que lidera uno de los movimientos nazis más importantes de norteamérica, el pastor Richard Butler, de 85 años, líder de Naciones Arias. Todo parecía ir bien, por fin, y se dedicaba a organizar eventos y a ayudar a su novio en su “misión”. Claro que cuando su parroquia se enteró del pasado porno de Bianca, durante el cual se había follado a negros y latinos, le dieron la espalda, pensando que su vinculación con el movimiento restaba seriedad al mismo, e incapaces de perdonar que la chica haya chupado rabos negros en su pasado, a pesar de su dedicación a la causa.

bianca-trump-nasty-nymphos-01.jpg

Antes de entrar a la carcel, la Trump se había vuelto a mudar, esta vez al Caribe, y liado con un abogado negro. ¿COMORL? ¿Pero no los odiaba? Pero ni él fue capaz de librar a su chica de todos los juicios que tenía: intento de asesinato y secuestro, posesión de drogas, falsificación de documentos, estafa, posesión de armas sin permisos… Así que nuestra chica lleva un par de añitos en la carcel, en los que parece que se ha calmado un poquito. En Abril queda libre, por cierto, así que ya sabéis… Por su bien, esperemos que vuelva al porno, el cual, al menos, daba una dirección a su vida, un entorno estable y una fuente de ingresos fiable… porque cuando está alejada del mundillo fijaos como le va.

iwanow.jpg

Viruete // 17 dEurope/Berlin Enero dEurope/Berlin 2008 // 25 Comentarios

La maldición de la mujer felina (Curse of the Catwoman)

En 90's, Películas

Las entrañas del porno añejo son inmensas e inabarcables en su totalidad. Y por si fuera poco, el aceleradísimo ritmo que sigue actualmente el mundillo hace que cada vez sea más complicado mantenerse al día y descubrir o revisitar joyas pretéritas. Todo ello no va a impedir que echemos la vista atrás de vez en cuando, guiados, como decimos, por nuestro propio criterio, ante lo absurdo del completismo. Para eso ya tienen RAME. Para todo lo demás, Pornotopia

Dejando esto claro, creo comprenderán porque me veo en la necesidad de hablar hoy de La maldición de la mujer felina, también retitulada como Mujer pantera busca hombre felino: versiones españolas para Curse of the Catwoman, una película extremadamente exitosa allá a principios de los 90 y que, al emitirse por Canal Plus hace la tira, me abrió los ojos: el porno podía ser algo más que una recopilación de mete saca. Quizá no se trate de una obra rompedora. No es, desde luego, ninguna piedra angular del género. Pero su reparto, su colección de situaciones y la buena mano de su director la convirtieron en un referente en su época.

 

Obviamente inspirada en el remake de La mujer pantera (con aquella tremenda Natashia Kinski), con su tribo de hombres-felinos, y a la vez, de la misma The Catwoman, un título anterior de su mismo director, John Leslie, un tipo con aires de esteta, pero que no dejaba que la fotografía videoclipera tomase el control de la producción, no como otros que yo me sé… Leslie propone como protagonista a la voluptuosa Selena Steele, que llega a una residencia repleta de gente con una extraña moralidad. Lo que ella no sabe es que son todos hombres (y mujeres) gatos, y que de ahí proviene su hedonista comportamiento. Es más: ella misma ha acabado ahí, de manera inconsciente, porque es la elegida, la líder natural de este singular pueblo, a pesar de desconocer su condición de chica pantera. Eso sí: Raven, la morena líder actual, no está dispuesta a que le arrebaten el trono, y se folle a sus machos, tan fácilmente.

En los mismos créditos tenemos una interesante montaje con gente folleteando en un club. Una de las parejas que está ahí golfeando se escapa del club ante la amenaza de las golfas que están por allí, pero se calientan y se ponen a follar en un callejón. Él, el gran Jaime Gillis, ella Nicole Ashley… una gran escena con la pareja follando de pie con numerosos planos a contraluz. Ella no deja de hablar durante todo el polvo, solicitando una polla más grande.. Rocco y Raven, dos felinos que controlan el garito, aparecen y él se pone a follarla mientras ella masturba a Gillis… dejando a los dos humanos para el arrastre. Me encanta esta escena por su montaje, iluminación el diálogo entre la pareja. De lo mejor que ha hecho Leslie en su vida.

A continuación tenemos la presentación del personaje de Steele, llamado Raquel, que llega viene de visita. Selena está turbada, recordando todos los evento sexuales, y, sin poder dominarse, se arranca la ropa en plan Hulk Hogan y se masturba con muchas ganas, mientras no deja de ver imágenes pornográficas en su cabeza. ¿Qué le está pasando? ¿Acaso no es una buena chica?

 

 

La chica se echa a dormir, y mientras, Rocco Siffredi y la pelirroja Patricia Kennedy se ponen a follar al lado de ella. Este fue uno de los primeros trabajos americanos de Rocco, y, aunque se muestra algo comedido, es una gran escena. Patricia Kennedy no era un bellezón, pero tenía ese aire de chica realmente marrana que tantas veces es necesario ante tanta mojigata teen. La alegría no le dura mucho a Kennedy Raquel / Steele se despierta, le da envidia…. Y se pone a follarse a Rocco, desmelenándose cosa mala, en un polvo frenético y de alto voltaje.

El día siguiente,Al caer la noche, todos los hombres felinos se van de nuevo a ese club que frecuentan, y allí Raquel se enamora de un gato callejero, Marc Wallice, que es rechazado por el resto del grupo. Todos juntos observan un peculiar castigo que imponen en el club a los descarriados, en este caso, a una casi debutante Zarah Whites: un grupo de hombres hacen un círculo, con ella en el interior, y se masturban delante de ella. Y no: no le hacen bukkake ni nada parecido. Como eran las cosas antes. Zarah baila y se dedica a enviar miradas lujuriosas a los machotes que se la pelan delante de ella, sin llegar a involucrarse. Es más: hay un tío que se chupa a si mismo la polla un poco y todo.

Mientras eso pasa, el amor surge entre Steele y Marc, así que se largan a casa a follar Pero Raven, la jefa del grupo tiene algo que decir al respecto, así que… aparta a Selene y se mete ella polla de Marc, para terminar de follárselo. A Marc tampoco es que parezca importarle mucho, las cosas como son.

Para completar la noche, Rocco y Alexandra Quinn también echan un polvete, cerquita de… ¡Raquel Darrian y su noviete! La guapísima Raquel, otra de las mininas, tiene una escena cortita pero memorable, donde nos muestra todos sus encantos. Alexandra se la chupa con ganas a Rocco y todos contentos. Atención que en apenas 20 minutos hemos tenido 4 escenas de sexo diferentes en el club: así eran las cosas antes.

En cuanto a Raven y Selena, vuelven al club y la líder le permite follarse a Randy Spears, mientras ella vigila el acto. Raquel, con ganas de marcha, se conforma y tiene un orgasmo pero….

…poco a poco, Selena se está hartando de la actitud de Raven. Finalmente, la primera descubre que es la elegida y supera, por fin, su miedo a la transformación, convirtiéndose por fin en la reina de los gatos. A partir de ahora, manda ella. Y para demostrarlo, le devolverá la jugarreta a la morena. Raven se está follando a Tom Byron, y en un momento dado, Steele le ordena que se aparte, que ahora le toca a ella. Y la pobre exlíder no puede hacer otra cosa que obedecer y ver como estos dos consuman el ayuntamiento carnal y Byron termina eyaculando sobre la cara de Selena. Ella es ahora la líder, y será quien dirija la manada, como es su destino. Raven, por su parte, se ve abocada al humillante círculo de masturbadotes…

Como he dicho, La maldición de la mujer felina es una de las cintas que plantaron las semillas de mi aficción al porno. Las chicas son todas guapísimas. Selena Steele me recuerda a Tawny Kitaen, la pelirroja mujer de David Coverdale, el de Whitesnake, que salía en los videoclips de la época. Alta, con unas tetas impresionantes y una mirada, nunca mejor dicha, felina. La chica se comporta caracterizaba por la energía desbordante que derrochaba en sus escenas. Por lo visto era informática y se aburría como una ostra. Se dice que esta chica pasaba varios días, incluso semanas, sin follar, guardando su energía sexual para los rodajes La pena es que apenas estuvo un par de años en el porno, cachís la mar..

Raven tiene un pelazo moreno y un cuerpo también de lo más apetecible, y sale guapísima con unas redes negras. Desde luego, no llega a los niveles de pasión de la Steele… Aquí vemos la inteligencia de Leslie al adjudicar los papeles. Steele es una mujer con fuego en el cuerpo, pero que, primero, se asusta de ellas, y luego, no encuentra la confianza para reclamar su papel como líder. Por su parte Raven da por sentado que cualquier hombre es suyo por derecho, y se comporta con la frialdad de aquella que sabe que necesita vigilar constantemente a sus enemigos, sin dejarse llevar por el calor del momento. Siendo una mujer-pantera, ha perdido la capacidad de conectar con su yo animal: está claro que su momento ha pasado y que es Steele la que debe hacerse cargo de la manada. Todo el relato no deja de hablar de la capacidad de reconocer la propia personalidad y de asumir nuestra sexualidad sin culpas ni presiones, y también, de la seguridad que ello otorga.

El resto de las chicas, muy bien también: ¿qué podemos decir de Raquel Darrian? Una de las mujeres más atractivas de aquellos años, que sale también bellísima y protagoniza una escena muy fugaz pero agradecida, y además, lleva un modelito que me encanta, parece un traje de superheroína de cómic (pienso en La Avispa de Los Vengadores). Por su parte, Patricia Kennedy disfruta de lo lindo de su polvo con Rocco, y parece que Selena también.. Raven, como siempre, con su carota de zorra, también me ponía mucho las pilas. Los chicos están correctos, a pesar de llevar la mayoría unos cortes de pelo realmente horrorosos: Byron parace un guitarrista de Ratt y hay varios con espeluznantes y poco favorecedores mullets. Los que mejor salen parados son Rocco, en su faceta de latin-lover repeinado y Marc Wallice, que en aquella época si que era un hombre bastante atractivo.

 

Las buenas interpretaciones de los actores es solo otro de los aspectos destacables del trabajo a la dirección de John Leslie, que se estaba convirtiendo en uno de los directores más destacados de la época, con cosas como aquel Camaleón. A pesar de rodar en video, el tipo cuida muchísimo la iluminación, los encuadres, la fotografía… con lo cual no solo consigue que cada escena tenga unas cualidades distintivas, una atmósfera propia, sino que incluso logra que la película sea ágil y entretenida y la puedas ver de un tirón. Una tarea nada fácil. Leslie tocó el cielo con aquel Dog Walker, cinta detestivesca que le consiguió cantidad de premios dentro de la industria: el reconocimiento, creo, lo tenía desde hace tiempo. Y aún sigue, ahora, eso sí, apuntándose al gonzo, que es lo que parece que funciona. No me disgustaría la idea de una tercera parte de la saga en torno a hombres y mujeres felinos, no…

El porno americano de principio de los 90 es un animal muy diferente al contemporáneo. Las escenas de sexo rondan los 10 minutos, y hay unas siete u ocho en toda la película. No hay anales, ni gargantas profundas, ni azotes ni nada por el estilo. Es un sexo en ocasiones intenso, pero sin el componente de humillación o dominación tan frecuente hoy en día. Ligerito, que diríamos, pero que por aquel entonces, era todo lo necesario para disfrutar de una buena sesión de onanismo. Tampoco podemos pasar por alto los cortes de pelo, sobre todo los mullets, que lucen algunos protagonistas. Si sois tremendamente cínicos con estas cosas, o solo buscáis una pajilla rápida, pues tampoco se puede recomendar el título. A aquellos que lo vivistéis, o que gustáis de indagar en obras del pasado, o que quizá queráis disfrutar de la belleza de las aquí presentes, no lo dudéis: estamos ante un disco destacable, entretenido y echo con pericia, que no marca una época, pero que tampoco se olvida. Y eso en el porno ya es decir mucho, muchísimo.

 

PD: Selena Steele ha vuelto al negocio en 2003, tras más de diez años de inactividad, protagonizando escenas de maduritas para webs y títulos especializados en estas tendencias. Nunca digas nunca jamás.



Viruete // 23 dEurope/Berlin Diciembre dEurope/Berlin 2007 // 15 Comentarios