EL JEQUE ÁRABE

Hace unos días conocí a un importante Jeque árabe que me quiere sacar de la prostitución.

Me paga mucho dinero, pero no por ello privaré de placer a otros clientes. Mi coño es universal y creo que deberían proclamarlo patrimonio de la humanidad. Me encanta que todos disfrutéis de él, tanto en vivo como con mis pelis.

Sus amigos también me quieren follar, todos ellos importantes empresarios y gente de mucha pasta. Lástima que el Jeque les tenga acojonados, porque entonces sí que me hacía millonaria a base de polvos… El cabrón les tiene amenazados, y ellos se resignan pues saben que es un tío poderosísimo.

 

Si se enterara de que también soy actriz porno me podría matar el muy hijo de Alá. Pero luego pienso que la vida son dos días, y que lo único que deseo es reunir el dinero suficiente como para montar una ONG de lema “polvos sin fronteras”, con la que me tiraré a millones de negros tercermundistas.

Soy una soñadora.